18 agosto 2022

Beneficios de entrenar en el gimnasio

Edu

Todos sabemos de los beneficios del entrenamiento, sobre todo de los beneficios físicos, porque es de los que más se habla. Pero entrenar tiene beneficios tanto físicos como mentales.

En el gimnaso se trabaja la mente tanto o más que el cuerpo

Tal vez esa frase te suene de un hilo que compartí en Febrero en mi cuenta de Twitter. Y más tarde también en mi cuenta de Instagram. Hoy voy a desarrollar este tema un poco más a fondo de lo que lo hice en ambas ocasiones, ya que este formato me invita a ello. Pero no te preocupes, no me voy a enrollar demasiado.

Mucha gente cree que ir al gimnasio es de narcisistas

No es raro encontrarse a gente que piensa que si entrenas con pesas eres una persona insegura, narcisista, o ambas. Para ellos entrenas simple y llanamente por una cuestión de ego.

Creen que te preocupa demasiado tu imagen en el espejo y lo que piensen de ti.

Mucha de esa gente nunca ha entrenado. No hablo de haber ido al gimnasio un par de veces con sus amigos, ni de ir tres veces a la semana al gym a de subirse media horita a la elíptica mirando a la tele, y hacer un circuito de quince minutos de los cuales siete se los pasaron mirando el móvil.

No. Hablo de entrenar.

Esa gente no sabe lo que es entrenar en serio, seguir una planificación, ser constante, y convertir el entrenamiento en uno de los pilares de tu vida. Para esa gente el gimnasio es un sitio al que vas a ver y que te vean y/o a "inflar" tus músculos. Ya está.

Entrenar en el gimnasio tiene muchos beneficios

Ponerte, o mantenerte, en forma no es una cuestión meramente estética, ni mucho menos. Pero no nos engañemos, la estética también importa.

Sentirte más a gusto en la piel que habitas incrementará tu autoestima. Te sentirás más seguro de ti mismo, con más confianza.

Y el que crea que eso te hace una persona insegura y/o narcisista es porque ha hecho poco trabajo introspectivo.

Todos necesitamos sentirnos a gusto en la piel que habitamos.

Esmoquin Tom Black
El autor en Tom Black (Madrid) en 2016.

Entrenar tiene, además, muchos otros beneficios físicos: ganas fuerza, lo cual te puede ser muy útil en tu día a día (al cargar maletas o bolsas de la compra, al hacer mudanzas, etc), te ayuda a mejorar tu rendimiento deportivo, tu postura, e incluso puede ayudarte a ganar movilidad (si entrenas con un rango completo de movimiento) y mi beneficio preferido: te ayuda a prevenir la sarcopenia y, en general, a envejecer mejor. Te mantiene joven y capaz durante más tiempo.

Pero el post de hoy trata fundamentalmente de los beneficios mentales derivados del entrenamiento, que parece que no se tienen en cuenta tanto como los físicos. O al menos se habla menos de ellos.

Para muchos entrenar es su refugio. Lo que les ayuda a salir adelante en momentos duros.

El gimnasio es ese sitio en el cual dejas los problemas atrás y recuperas el foco. Allí te centras en la tarea que tienes entre manos, y te demuestras a ti mismo cada día de lo que eres capaz. Es un sitio en el que tú tienes el control, y en una vida llena de momentos y situaciones en las cuales no lo tienes, es de agradecer.

La importancia de ser constante

Cuando vas a entrenar aunque no te apetezca, aunque estés cansado física o mentalmente, arrastrándote después de una larga jornada laboral, de una mala noche de sueño, o de los quehaceres en el hogar... Ganas en disciplina, capacidad de sacrificio y tolerancia a la incomodidad.

Edu Barrecheguren UP Marbella
El autor entrenando en Ultimate Performance Marbella en 2015.

Cuando a mitad de una serie empiezas a notar el quemazón en tus músculos ya llenos de sangre, a sentir como tu ritmo cardiaco se eleva y el cansancio empieza a apretar y, aún así, luchas contra ti mismo y esa vocecita en tu cabeza que te dice que pares, y sigues haciendo más repeticiones... Le demuestras "al mono en tu cabeza" quién manda.

El mono en tu cabeza es esa vocecita que te hace dudar de ti mismo y de lo que eres capaz. También es esa voz que te tienta con la pereza y la desgana cuando tienes que cumplir con tus tareas. Ganarle la batalla a ese mono es una de las claves para vivir una vida plena, con propósito, y en la cual persigas y cumplas tus objetivos.

Ganarle la batalla a ese mono vago, miedoso e indisciplinado es la mejor forma de demostrarte a ti mismo que te respetas.

El plan estaba marcado, pero al mono no le gusta el plan. El mono quiere hacer menos series, menos repeticiones, descansar más, perder el tiempo entre series mirando el móvil. ¡El mono no quería ir a entrenar y le has obligado! Así que ahora de vez en cuando te va a recordar que está ahí, y que no le gusta sufrir.

Cada vez que le ganas una batalla al mono, ganas en autoestima y se incrementa tu respeto por ti mismo. Ganas en confianza, porque confías en tu fuerza de voluntad, en tu perseverancia y en tu capacidad de sacrificio. Sabes que tu carácter no sucumbe a las tentaciones del mono.

A veces la vida se complica

En algunas épocas te costará más progresar o puede que ni progreses, y tal vez eso te desespere. Es probable que se deba a un cóctel de cosas en tu vida: estrés, un descanso o nutrición inadecuados por motivos ajenos a ti, falta de foco, etc.

En esos momentos la clave está en verlo como un desafío mental, y en lo que vas a sacar de él si lo superas. En esas épocas entra en juego la mentalidad de "si no me rindo, no he perdido". En esas épocas debes tener mentalidad uno es más que cero (1>0) y hacer lo que puedas dada la situación. No importa si no es lo idóneo, lo "óptimo", importa que sigas avanzando en la medida de tus posibilidades.

En algún momento de tu vida también es posible que te lesiones. Nos pasa a todos antes o después. Pero cuando pasas por una lesión y buscas la forma de seguir entrenando en torno a ella, y no dejas que te desmoralice, ganas en constancia y en resiliencia. Fortaleces tu carácter.

Si no puedes volar entonces corre, si no puedes correr entonces camina, si no puedes caminar entonces arrástrate, pero hagas lo que hagas, sigue moviéndote hacia adelante.

Martin Luther King Jr.
Martin Luther King
Martin Luther King Jr.

Si afrontas tu entrenamiento como algo que trasciende lo físico, y se trata de un desafío personal, te aportará grandes beneficios que podrás extrapolar a otras áreas de tu vida. Sabrás que no eres sólo una cara o un cuerpo bonito, sino una persona disciplinada, perseverante y capaz de enfrentarse a las adversidades.

Sabrás que eres una persona que no se arruga ante la incomodidad.

Sabrás exactamente de qué estás hecho.

Y para muchos de nosotros de eso trata el entrenamiento, de encontrarnos a nosotros mismos y construir nuestra mejor versión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

¿Quieres llevar tu entrenamiento al siguiente nivel?

Para ello tienes que planificar bien tus entrenamientos, y poca gente ha hecho esto con más éxito que Charles Poliquin. […]

Estimula más unidades motoras y obtendrás mejores resultados

¿Quieres más fuerza y masa muscular? Usa un rango amplio de repeticiones en tus entrenamientos a lo largo del tiempo. […]

¿Quieres brazos más grandes?

Prueba este método: El esquema de series y repeticiones del que te voy a hablar hoy es uno de esos […]

¿Quieres estar al día sobre lo que voy publicando en mi web?

Suscríbete para recibir tips y consejos que te ayudarán a mejorar en tus entrenamientos

Información legal sobre tus datos

Responsable: Edu Barrecheguren.
Finalidad: responder a tu solicitud, así como posibles envíos comerciales.
Legitimación: gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en Siteground.
Tus Derechos: Acceso, Rectificación, Limitación o Supresión de tus datos.

chevron-down